martes, 30 de octubre de 2007

La Iglesia y sus adláteres

El pasado domingo 498 religiosos que murieron durante la Guerra Civil fueron beatificados en el Vaticano, con el Papa como líder máximo de todo ese proceso. En la plaza multitud de españoles, fascistas italianos y españoles con camisa, carlistas españoles, ultracatólicos ortodoxos, niños de colegios religiosos gritando ¡Viva España! o lemas como ¡Por una España católica murieron gritando viva Cristo Rey! Igualmente en una Iglesia del Opus Dei, un grupo de antifascistas italianos tenían una concentración en protesta por estas beatificaciones. Al salir gente de la Iglesia fueron increpados los antifascistas y la policía, ni corta ni perezosa, comenzó a cargar contra la concentración antifascista, que tan solo protestaba. Este es el cuadro del pasado domingo.
La Iglesia católica ha vuelto a mostrarse donde está. Beatificando "mártires" que apoyaron a Franco y oponiéndose a condenar la dictadura franquista. Es normal, la Iglesia la apoyó contra lo que denominaron "el peligro bolchevique" Los obispos españoles en 1936 apoyaron de forma directa al alzamiento rebelde de los militares contra la República, bendicieron las armas y las ejecuciones masivas e incluso en algunas poblaciones sus curas castrenses participaban de esos pelotones de ejecución. Hoy todavía obispos como el de Guadalajara-Sigüenza dice que bajo el franquismo también hubo cosas positivas y que no quitará ninguna de las placas fascistas de las fachadas de las Iglesias pues él no las puso. Otros como el obispo de Navarra hizo un llamamiento en las últimas elecciones para votar a partidos que defienden la fe católica como "Falange Española de la JONS"
Esta bien. Por lo menos vemos donde esta cada uno y que nadie diga que la Iglesia se democratiza. Tendrá sus sectores, no lo dudo, pero desde luego este es su búnker y su sector mayoritario. La reacción y la intransigencia siempre esta con ellos.
Dicen que esos 498 religiosos eran mártires que murieron por su fe religiosa frente al fanatismo ateo de los "rojos" Viendo los nombre de los beatificados comprobamos como muchos de ellos durante los años republicanos había hostigados y criticado las estructuras republicanas y a las organizaciones obreras. Esto no es un delito, desde luego, pero sí se convierte en tal cuando desde las páginas de los periódicos de derechas y confesionales hacían llamamientos a alzamientos armados contra la "Anti España" El cardenal Segura, obispo primado de Toledo, clamó ya en 1931: "La maldición bendita caiga sobre España si llega a consolidarse la República" Incluso entre la lista de los religiosos a beatificar alguno era un torturar en su etapa de misionero en Filipinas.
La represión religiosa durante la Guerra Civil, que la propaganda franquista y católica se han encargado de magnificar, no fue tan terrible como la pinta. Esta claro que existió dicha represión, pero quedó centrada en los primeros días de la guerra y contra personajes muy concretos, esos que se habían significado de forma clara con las derechas reaccionarias durante la República y habían apoyado el alzamiento de forma clara. Las cifras desde luego no son tan abrumadoras como dice la Causa General ni las historias tan escandalosas como las que cuenta el libro sacado por la Conferencia Episcopal sobre ese tema. Investiguen los casos de sus pueblos y verán que sorpresas se llevan. Por ejemplo el ver a sacerdotes alineados con el Frente Popular, militantes de las organizaciones de izquierda y revolucionarias, o alcaldes mostrando a curas que apoyaron la República como ejemplo de lo que tenía que haber hecho el cristianismo (véase por ejemplo un caso en Alcalá de Henares)
La memoria de la Iglesia es fragmentaria. Lo fue, lo es y lo seguirá siendo. A la Iglesia no se le puede exigir nada en otra linea, porque la Iglesia no tiene linea distinta a la que lleva. Son lo que son y lo llevan a gala. Unos franquistas, unos carcas y unos reaccionarios.
Pero el debate se esta encauzando de forma errónea. Hay quien dice que ya que beatifican a religiosos asesinados por republicanos también se debería beatificar a religiosos asesinados por los franquistas. Me parece un debate falso, conciliador y que tiende a desviar el fondo de la cuestión. ¿Mañana si la Iglesia beatifica a curas vascos asesinados por Franco se convierte en una institución democrática y liberal? Me parece que no. Lo primero porque no lo va a hacer y lo segundo porque si lo hiciera seguiría sin condenar aquello en lo que participó, la rebelión contra el pueblo español en julio de 1936. Porque seguiría mintiendo en su historia, llena de crímenes y vilipendios. Y porque a los que de verdad nos declaramos ateos y anticlericales nos importa un carajo las beatificaciones.
Pero la Iglesia tiene buenos defensores y guardianes. El Estado el primero, tenga el gobierno que tenga. La Iglesia reaccionó de forma virulenta contra la Ley de Memoria Histórica y sin embargo a procedido a la beatificación de 498, donde nadie a dicho nada. Incluso uno de los ponentes de la Ley del gobierno socialista es familiar de uno de los beatificados. ¿Y se pretende que así se llegue a una posición de conjunto que repara el daño causado a las víctimas de la Guerra y el franquismo? No se pide ningún tipo de venganza (eso nunca entra en los roles nuestros) pero sí el reconocimiento de todo lo que paso y la reposición de todo lo que se quitó. Por ejemplo el patrimonio documental de las organizaciones derrotadas en la Guerra. ¿En algún momento del texto de Ley se habla de ello? La respuesta es no. Y si queda alguna duda echen un vistazo a la nota que el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación sacó con motivo del acto de beatificación: http://www.mae.es/es/MenuPpal/Actualidad/Notas+de+Prensa/255NP20071027.htm
Resumiendo. Que desde luego el hecho de que se produjeran asesinatos durante la Guerra Civil es algo que a nadie agrada. Pero mientras en la retaguardia republicana se puso freno a ello (los decretos de Juan García Oliver la frente del Ministerio de Justicia o las acciones de Melchor Rodríguez son paradigmáticos) en la retaguardia franquista el odio cainita se imponía como norma. Jacinto Toryho en No eramos tan malos habla también de casos donde el clero es respetado por las organizaciones del Frente Popular. Todo lejos de las soflamas de la Iglesias y de adláteres como Miguel Mir o Pío Moa, que desentierran lo peor de la dictadura para ponerla al servicio de turbios intereses. El caso de Mir, con la supuesta localización de un diario de un militante de la FAI que decía asesinaba siguiendo patrones específicos. Y que eso lo ha localizado en el Archivo de la FAI que esta en Londres. Curioso, pero el Archivo del Comité Peninsular de la FAI no está en Londres, sino en Amsterdam, en el Instituto de Historia Social, junto con el de la CNT. ¿Que archivo ha consultado pues Mir? Me gustaría que me lo explicara.
Cerrando. La Iglesia sigue en su linea de memoria selectiva y de amnesia interesada. Mejor así. Por fin sabemos donde están unos y otros. Y sobre todo donde y como tenemos que opinar nosotros.

2 comentarios:

canichu dijo...

y con los beatificados ahora ya van un total de novecientos y pico beatos españoles de la guerra civil, según el diario Público. Como beato es el paso previo a santo, a unm ínimo de tres milagros cada uno (pongamos 950 beatos) 2.850 milagros en España durante la guerra civil. ¡Esta era la tierra de las maravillas en los 1930' y nadie se dio cuenta!

MARISA dijo...

¿No vivíamos en un país laico?¿cómo seguimos dándole tanta importancia a los temas religiosos? El opio del pueblo, que no se nos olvide!