jueves, 6 de marzo de 2008

Votar o no votar. ABSTENCIÓN

Pongo aquí un post sobre las elecciones que me ha gustado.


En cierto foro, alguien saca el tema de a quién votar y aclara que sólo dos partidos de ámbito estatal, IU e Izquierda Republicana, prestan atención a lo que dice el movimiento laicista (se trata de un foro sobre ateísmo); afirma también que el PSOE, en materia educativa y de financiación de la Iglesia, no ha hecho más que aumentar el poder de los obispos, y teme que los ciudadadanos se dejen llevar por "la falacia del voto útil" (con un power point que explica dicha falacia) por miedo a que gane la derecha.El caso es que un tipo hace la siguiente asociación (no me atrevo a llamarlo silogismo): abstención=preferir la dictadura en lugar de la democracia, voto en blanco=indiferencia ante quien gane. Le exijo simplemente respeto para las personas que deciden no votar o hacer lo en blanco y un exhaltado me acusa nada menos que de no dejar expresar una opinión (¿opinión es dogmatizar y acusar a todo un colectivo?) y de totalitarismo (???).Algúna ácrata irreductible manifiesta, con una nada sútil metáfora, que no entiende por qué debe elegir entre diferentes tipos de mierda. Otro que interviene habla de la elecciones del 36, ganadas por el Frente Popular gracias al numeroso voto anarquista, a lo que se le contesta, con una magnífica obviedad, que ahora estamos en otra época. Un cachondo más habla ya de una ruptura en la I Internacional Atea entre Marx y Bakunin y expresa su deseo de elegir una mierda menor, dado que no parece que se vaya a acabar pronto "el abastecimiento general de mierda" (viene a decir que hay que pringarse, vamos, ¡qué asco!).Ante la defensa ferrea de la abstención que hacen (¿hacemos?) algunos, alguien vuelve al origen y manifiesta que podría ser contraproducente una abstención alta ya que alguien se lo tomaría como que la gente está "hasta los cojones de la democracia" y llega la dictadura. También se comenta el bajo nivel de la sociedad española y que , paradójicamente y seguro que con datos muy fiables, la clase obrera vota al PP y el lumpen pide "gobiernos fuertes que nos libren de los inmigrantes".En fin, además de mi indignación porque me insulte un fanático irreflexivo, el "debate" cansa bastante. Yo me quedo con el comentario de un lúcido amigo mío que me comentó que, si se trata de votar por apoyar a la democracia, por qué no hacerlo a, por ejemplo, un partido nazi (que, además, tiene poco de religioso, apunte gracioso ya que la discusión se daba en un foro ateo). Otro problema de ciertos fanáticos de la "democracia" (de una manera de entender la democracia, of course) es que hay que votar sí y hay que hacerlo además a cierta tendencia.Yo respeto, y puedo entender, a quienes deciden votar y, dado que la derecha en este país apesta, a que su vínculo con el franquismo nunca se rompió, lo hagan a una opción de izquierdas. Es verdad que este gobierno de ZP ha tenido una mayor sensibilidad social que los anteriores de Aznar (no muy difícil), que decidió no apoyar la Guerra de Irak para acto seguido reforzar la guerra en otras partes del mundo también lo es. Que las diferencias económicas entre los dos grandes partidos son escasas es también cierto. Que otras opciones de izquierda apestan en su autoritarismo interno y en su apoyo a dictaduras, para mí también es un hecho. De izquierdas con algún prurito nacionalista mejor ni hablo.Lo que quiero decir es que todas las posturas pueden ser comprensibles (o no, depende de la argumentación) y no me gusta por ello, a pesar de mi tendencia libertaria, hacer campaña por la abstención. Lo qué sí hay que hacer, paralelamente o al margen del voto, es seguir trabajando porque la lucha por un mundo mejor esté en la calle, porque las personas seamos más conscientes y seamos capaz de decidir nuestro futuro libremente, por darle un auténtico significado participatino a la palabra "política".Y este sistema político y económico, gobiernen unos u otros, y a pesar de los matices, va en una dirección opuesta.Eso opino yo, sin ningún ánimo de dogmatizar ni, por supuesto, sin ningún afán totalitario. Lo que sí creo es que, desgraciadamente, sí existe una izquierda (o varias) de tendencia dogmática y totalitaria.
Publicado por Capi Vidal

1 comentario:

canichu dijo...

Tío, no muy dispar a todo esto te has perdido el debate que montaron en mi blog a costa de un post de hace ya una semana o mas sobre Cuba...