miércoles, 30 de enero de 2008

Historia de una maestra

Hace poco terminé de leerme esta deliciosa novela. Ya había tenido un contacto con ella hace muchos años, cuando aun era un adolescente y comenzaba el Instituto. Entonces no supe apreciarla, aunque la temática despertaba en mí ese sentimiento de rebeldía y de conciencia social que me ha acompañado toda la vida en una ideología muy definida.
De Josefina Aldecoa (La Robla, León, 1926) había leído un pequeño texto que tampoco tiene que ver mucho con su obra literaria, Confesiones de una abuela. Algo mas autobiográfico que literario. Pero leyendo Historia de una maestra comprobamos que también hay muchos elementos de la historia vivida por esta Licenciada en Filosofía y Letras, que desde luego escribe muy bien. Su marido, el ya fallecido Ignacio Aldecoa, le conocí a través de la obra Gran sol, una novela interesantísima sobre la mar, y por Young Sánchez y otros cuentos que editó "El País" en una de sus innumerables colecciones. Ignacio y Josefina pertenecen a esa generación de escritores que como Martín Santos o Sánchez Ferlosio lograron renovar la literatura española que había quedado dañada tras el final de la Guerra Civil.
Historia de una maestra cuenta la historia de Gabriela, una maestra rural asturiana, que vive innumerables acontecimientos en los pueblos donde da clase y también en un destino como Guinea donde se va voluntaria donde una temporada. Se casa con Ezequiel, otro maestro con quien comparte muchas inquietudes.
La importancia de la novela yo se la doy en dos dimensiones. La primera porque cuenta todas las penalidades y mejoras que necesitaba la escuela española en aquellos años 20, que solo la República intentó paliar. Y por otro el telón de fondo de la historia de España, que mantenía vestigios coloniales en África y todos los problemas estructurales de la sociedad.
Tanto Gabriela como Ezequiel tienen convicciones de que a través de la educación se puede renovar al género humano. Iniciativas como las Misiones Pedagógicas, impulsadas por el gobierno de izquierdas de la República, quedan patentizadas en la obra. Pero también que la República tuvo innumerables problemas que no supo afrontar. Sucesos como el de Casas Viejas, que se nombra en el libro sin especificar que sucedió, o la Revolución de Octubre de 1934, demostrada que las reformas adoptadas no fueron suficientes y que había que dar más pasos. Eso es lo que hace Ezequiel cuando toma compromiso en la Casa del Pueblo y en el Partido Socialista.
El estallido de la Guerra Civil y la tragedia que depara a España es el final de una obra mas que recomendable, donde hay que tener la precaución de saber determinadas cosas para no tener ideas preconcebidas al respecto.

4 comentarios:

Cuboderubik dijo...

Tomo nota! En cuanto me termine de leer "El tiempo amarillo" (y de mudarme... ;-) empiezo con ella!

canichu dijo...

el año pasado lei cuentos, una recopilacion de cuentos de ignacio aldecoa. Vençia el de ypung sánchez, pero me llamó la atención más el de unos niños que jugaban al lado de una patrulla de militares alemanes en la guerra civil.

Capi Vidal dijo...

Hola!!

Gracias a vosotros, me han entrado ganas de leer a los Aldecoa.

Existe una versión cinematográfica muy maja de "Young Sánchez", adaptada por el propio Aldecoa y dirigida por Mario Camus.
Por cierto, colgué un comentario en mi blog sobre la úlitima película de este cineasta (para mí, el mejor de su generación):
http://cineypensamiento.blogspot.com/2008/01/maro-camus-es-en-mi-opinin-el-mejor.html

canichu dijo...

Hola mauricio, no sé si estás siguiendo el serial sobre los años 1930' en mi blog, pero como te ofrecí ser un personaje, que sepas que hoy acabo de publicarle en la noticia 404ª. Yo creo que el serial pueda que te guste. Ya sólo le quedan dos capítulos para acabarlo. En todo caso, espero que te convezca el mauricio de los años treinta. Un saludo.