sábado, 26 de enero de 2008

Un merecido homenaje a mi amigo Nacarino

Va a hacer casi un año que nos dejo Fernando Nacarino. Y es verdad aquello que cuando se pierde a las personas mas te acuerdas de ellas. Recuerdo gratamente las cordiales tardes que pasé con Nacarino en Alcalá, hablándome de cuestiones relacionadas con mi tesis, con la historia de Alcalá, de la Guerra Civil y de la durísima represión franquistas que él mismo vivió en sus carnes.
Pero Nacarino te trasmitía esto con enorme humanidad y ese acercamiento hacía tener mas interés todo su relato.
Pero Nacarino nos dejó físicamente el pasado 30 de marzo del 2007. Nos dejó físicamente pero su obra que nos ha legado nos acompaña. Él siempre decía que no creía en Dios y por ello el hombre no muere, sino que con su cuerpo da vida a otras cosas. Pero Nacarino sabía que no solo daba vida a microorganismo con su cuerpo. También sabía que su lucha era algo que las futuras generaciones teníamos que recoger.
El próximo martes, en el Salón de Actos de la Universidad de Alcalá de Henares (Colegio San Ildefonso) a las 19:00, el investigador Urbano Brihuega presenta su libro Nacarino (historias de la guerra, de las cárceles, de Alcalá ...) Una obra importantísima para recuperar la figura de Nacarino. Con Urbano y el Foro del Henares hemos creado una comisión de homenaje para Nacarino y los injustamente condenados por la explosión del polvorín de Alcalá de Henares en 1947. El libro que publicaré en breve, a través del Foro del Henares, es otro acto para recuperar la figura de Fernando.
Iré informando sobre este particular y sobre las cosas que se vayan realizando. Fernando se merece esto y mucho mas. Con es solo particularizamos lo que miles y miles de españoles sufrieron por el dirigismo arbitrario del régimen liberticida de Franco que machacó con su bota militar España durante cuatro décadas.
Algunos quieren que olvidemos, pero otros vamos a recordar siempre.

2 comentarios:

edu dijo...

Ya hace un año...
En fin, las pocas veces que pude hablar con el resultaba simpático. La típica persona que cae bien cuando la conoces.
Te contaba todo lo que sabía. Y lo hacía de una manera muy curiosa. Y sin embargo no había demasiado odio en lo que decía (a pesar de todo lo que había pasado).
Será un merecido homenaje.

canichu dijo...

yo no llegué a conocerle en persona. Te recuerdo que Lucía, la del instituto, te pidió, por ser sobrina directa de él, que la avises cuando presentes tu libro, sólo tendrás que pasarte por el cisneros, no te supondrá mucho, si estás apurado de tiempo me avisas y paso yo a avisarla cuando sea la fecha de tu presentación. Creo que es de justicia que su familia esté presente si, como es el caso de esta exprofesora nuestra, desea estar, y creo que tú también lo crees. Un saludo.