martes, 4 de diciembre de 2007

En memoria de Gregorio Gallego


Ayer por la mañana me dieron la noticia del fallecimiento de Gregorio Gallego. Para muchos será un completo desconocido, pero durante un momento en la historia de España fue una de las personalidades que estuvo al frente de la defensa de Madrid en las duras jornadas de asedio de las tropas rebeldes sobre la capital.

La muerte de Gregorio tengo que reconocer que fue un jarro de agua fría. A pesar de que tenía 91 años y una salud estaba ya muy deteriorada. Tuve la oportunidad de entrevistarle el pasado febrero y con ello recogí un testimonio de gran valía sobre la Defensa de Madrid y la dureza de la represión franquista. Amable, cercano y conversador, en los últimos momento de su vida decía que solo recibía a compañeros. También el pasado año charlé un rato con él con motivo de la presentación de las memorias de Cipriano Mera Guerra, cárcel y exilio de un anarcosindicalista , personalidad a la que Gregorio conoció.

Gregorio Gallego (19 de julio de 1916-3 de diciembre de 2007) nació en Madrid. Muy aficionado a los temas literarios en 1933 se adhiere a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y a la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL) En 1936 participa en el Ateneo Libertario de Puente de Toledo y pertenece al Comité Peninsular de las FIJL. Por esas fechas edita su primera novela en la serie "La novela Ideal" con el título En las garras de la lujuria.

Al estallar la sublevación militar participa del aplastamiento de la misma en Madrid y desde septiembre forma parte de la primera Junta de Defensa de Madrid por la CNT entre septiembre de octubre de 1936. Posteriormente se desplaza al frente y participa en varias batallas. Todas sus memorias sobre el Madrid prebélico y su participación en los primeros meses de Guerra nos lo trasmite en su sensacional libro Madrid, corazón que se desangra, donde hace un amplio y ameno recorrido sobre sus vivencia e impresiones.

Terminada la Guerra Gregorio es detenido y pasa a los campos de concentración, batallones de trabajadores y numerosas prisiones (Madrid, Alcalá de Henares, etc.) Liberado en 1943 comienza a participar en la reconstrucción de la CNT clandestina. Entre ese tiempo y su nueva detención en 1944, se convierte en el Secretario General de la Regional Centro y en miembro del Comité Nacional. Fue condenado a 30 años de presidio y no volverá a recobrar la libertad hasta 1963. Cuando sale de la cárcel, Gregorio participa del cincopuntismo, movimiento de acercamiento entre algunas personalidades históricas del movimiento libertario y del sindicalismo vertical de Franco. Actuación que causó horror entre el movimiento libertario y por ello criticados duramente.

Esto le hace alejarse del movimiento libertario organizado y se vuelca en tareas literarias. Junto con Ángel María de Lera, antiguo militante del Partido Sindicalista, y Eduardo de Guzmán, que fuera redactor del periódico anarquista Castilla Libre, funda la Asociación Colegial de Escritores.

Con la muerte de Franco, si bien Gregorio se acercó por Ateneos y Sindicatos, no se volvió a implicar de lleno en la vida confederal, no mostrando su visión sobre la escisión que sufrió la CNT en 1979 y 1983. Escribió y vivió junto a su compañera Visitación Lobo, hermana del artista Baltasar Lobo.

La obra de Gregorio Gallego es copiosa. Escribió biografías de Goya, Kennedy, Colón y Benjamín Franklin. Colaboró en Juventud Libre, Castilla Libre (durante la República y la Guerra Civil), La hora de mañana y Polémica. Su obra literaria (no muy depurada) es la siguiente:

En las garras de la lujuria (1936)

Ardiente verano (1976)

Asalto a la ciudad (1984)

Campo de Gibraltar (1992)

Los caínes (1973)

Encrucijada de caminos (1992)

El hachazo (1966)

Hacia el triunfo (1937)

Hombres en la cárcel

Las Juventudes Libertarias ante el pueblo (1937)

Madrid, corazón que se desangra (1976)

La Maraña (1966)

Márgara, crónica de la clandestinidad

La otra vertiente (1972)

Esto es lo que hoy nos queda de Gregorio Gallego. Una vida de lucha, con aciertos y errores, y una obra literaria a rescatar (muchas obras de Gregorio están reeditadas por la editorial "Ediciones Libertarias-Prodhufi")

Desde aquí solo podemos decir: "COMPAÑERO GREGORIO, QUE LA TIERRA TE SEA LEVE"

4 comentarios:

edu dijo...

vaya hombre. que pena. menuda rachita llevamos

Marcos dijo...

ya te digo tio

canichu dijo...

la edad se va llevando ya estos testimonios vivos de la Historia. Hemos conocido en nuestra juventud, conocemos aún, a las generaciones de la república y la guerra, ya mayores. Pero estás ya son más de la guerra que de la república y son gente de octogenaria para arriba. Se agotan, ahora empiezan los testimonios más buscados de las siguientes generacione, las del primer franquismo... y hay quien se interes por las voces de la transición, olvidando en el medio a las voces de la parte alargada de la dictadura. Es una pena. En todo caso, me uno a ti en la despedida de este personaje. Que la tierra le sea leve.

El tiempo no perdona la edad.

espartaco dijo...

Una pena la muerte de otro compañero mas, la edad no perdona... Por cierto, encontre este blog de casualidad, esta muy bien.

Actualmente ando realizando un articulo sobre Baltasar Lobo, me pregunto si tendras tanta información de el como de Gallego, si es asi no dudes en dirigirte a mi, me vendra muy bien cualquier aportacion viendo la poca información que hay de Lobo x internet.

Este es mi contacto: espartaco1984(arroba)gmail.com

salud y anarquia!