domingo, 5 de agosto de 2007

Centenario de Fermín Salvochea


"Esta lloviendo más que cuando enterraron a bigotes" ¿Cuantas veces no hemos oído esta frase? Seguramente que muchas, en esos días lluviosos. Pero ¿cuanta gente sabe que está referida a un anarquista, al gaditano Fermín Salvochea? Seguramente que muy poca gente.
En este septiembre de 2007 se cumplen 100 años de la muerte de Fermín Salvochea y Álvarez. Nació en Cádiz, el 1 de marzo de 1842. Lo hizo en el seno de una familia acomodada y liberal, que le permitió a Salvochea el poder relacionarse con los sectores mas avanzados de la sociedad gaditana, así como la posibilidad de tener unos estudios. Con 15 años viajó a Inglaterra para perfeccionarse en los estudios comerciales, y allí conoce todas las teorías económicas en liza en el momento, entre ellas el socialismo. Ese periodo de la década de 1860 es la culminación de una trayectoria magnífica de la evolución socialista. Fourier, Cabet, Owen, Saint-Simon, Proudhon, etc., ya ha desarrollado parte de su ideario. Cádiz, es una ciudad que bebe fervientemente esas tendencias. Sus relaciones comerciales con Inglaterra le hace estar al día de todos estos movimientos. Sin ir mas lejos, en Cádiz se intenta la instalación de un falansterio fourerista. En España se comienza a conocer nombres de personajes como Ramón de la Sagra, Joaquín Abreu, Narciso Monturiol (creador del submarino Ictíneo), Ildefonso Cerdá (arquitecto que planteó el ensanche en Barcelona) o Fernando Garrido (autor de la obra Historia de las clases trabajadoras), que comienzan a desarrollar y difundir las teorías socialistas.
Cuando Salvochea vuelve a Cádiz ya esta impregnado de toda esa cultura. Se siente atraído por el ideario federal de Francisco Pi i Margall, que lo ha adoptado del principio federativo del anarquista francés Proudhon. Y todo el dinero que Salvochea tenía lo dedicaba a la causa revolucionaria.
En 1868 se produce en España un movimiento revolucionario que expulsa del país a Isabel II. Si bien en un principio se decide por una continuidad monárquica en la figura de Amadeo de Saboya, lo cierto es que paulatinamente el sentimiento republicano se hace mas extensivo. En febrero de 1873 Amadeo I abdica y se procede a la proclamación de la Primera Republica española.
Salvochea, con este movimiento revolucionario fue elegido alcalde de Cádiz. Con la proclamación de la República, Salvochea se coloca a favor del movimiento cantonal. La represión que se ejerce contra él le lleva ante los tribunales una vez que la República ha sido yugulada por el golpe de Estado del general Pavía.
Son años de cárcel, destierro y muchísimas necesidades para Salvochea. Después de todo lo anterior, se hace definitivamente anarquista, demostrando una vez más la frontera tenue que existía entre determinados grupos del republicanismo federal y del anarquismo. En 1886 funda en Cádiz el periódico anarquista El socialismo, realizando desde él una fuerte campaña a favor de las ideas libertarias en Andalucía. La policía y las autoridades pronto ven un peligro en el periódico y en Salvochea.
En propio Fermín participa en las actividades revolucionarias en Andalucía en la última década del siglo XIX, asistiendo a todo el montaje alrededor de la Mano Negra, así como la marcha de campesinos en Jerez al grito de ¡Viva la Anarquía!
Son nuevamente años de cárcel y represión. Se traslada a Madrid, donde vive cerca del Congreso de los Diputados. Debido a sus conocimientos idiomáticos, trabajo como traductor de diversas obras, como por ejemplo Campos, fábricas y talleres de Pedro Kropotkin para la Revista Blanca de la familia Urales.
Vuelve a Cádiz, viviendo en una situación paupérrima. Pero él no quería ningún tipo de lujo. Esas malas condiciones de vida acaban con su vida, tras una caída que le hace fracturarse la espalda y la columna. Muere el 27 de septiembre de 1907. Su entierro fue una gran manifestación y todavía en la memoria colectiva de los gaditanos está la figura y obra de Salvochea.
Escribió una pequeña obra en extensión, pero magnífica en contenido. Su Contribución de sangre sigue siendo hoy uno de los mejores textos antimilitaristas y antibelicistas, siguiendo la tradición anarquista de crítica a las guerras y los ejércitos como brazos ejecutores de la represión y la barbarie del Estado.
Su importancia fue tal, que incluso en años posteriores mantuvo toda la vigencia. Por ejemplo, Vicente Blasco Ibañez en una de las obras que conforman la cuatrilogía dedicada a temas sociales, pone un alter ego de Salvochea. Su novela La bodega ambientada en la lucha de los campesinos andaluces, tiene un personaje llamado Fernando Salvatierra, que es la figura de Salvochea llevada a la novela. La bodega junto con La horda, La catedral y El intruso, son novelas sociales de este escritor valenciano. Cuatro grandes obras de gran valía.
Con este pequeño texto queremos rendir este homenaje a este luchador, a este anarquista que lo dio todo en su vida por la Idea.

2 comentarios:

canichu dijo...

No conocía la vida de este hombre, y añado: qué poco se ha tratado en España sobre la I República en las últimas décadas... ¿será que es mejor no mentar la bicha del movimiento cantonal?

Mauricio dijo...

Hay tantas cosas que no conocemos de la historia de España. Lo del movimiento cantonal es algo completamente oculto, que lo pasamos de refilón en la carrera de historia. Te recomiendo un libro, ya bastante antiguo, sobre la primera República:
José Luis Fernandez-Rua. 1873. La Primera República, Tebas editorial, Madrid, 1975.
Es lo mas amplio del periodo que he leido, aunque es todo un mundo por mejorar.
La I República fue un periodo muy corte de tiempo. Por ejemplo, la bandera no fue la tricolor, pues la adopción por parte de los republicanos de la bandera tricolor es posterior a 1873.
Pero es un periodo apasionante.