jueves, 12 de noviembre de 2009

La caída del muro de Berlín


En los últimos días estamos asistiendo a los fastos públicos que marcan el XX aniversario de la caída del Muro de Berlín. Todo son felicitaciones, enhorabuenas y brindis. El comunismo cayó, el muro se derrumbó y el mundo libre triunfó sobre la tiranía comunista. Ese es el mensaje que nos han legado en los últimos. Pocas voces críticas desde los medios con esas conclusiones.

Sin embargo la caída del Muro tiene varias lecturas. No vamos a defender en esta bitácora el régimen soviético y las democracias populares aledañas. No, no lo vamos a hacer. Mi ideología es socialista pero alejada del comunismo soviético. Eso a pesar de que si observas las estadísticas económicas de países como la RDA tampoco era tan catastrófico. Quizá la RDA era un país distinto en esos aspecto. Pero si valoro la cuestión política y la represión que se llevó en el bloque soviético contra otras tendencias políticas, la defensa se hace difícil.

Pero estos días he estado a analizando mucho aquel acontecimiento y lo que significó para todos la caída del Muro de Berlín. Y desde luego que discrepo completamente con todos aquellos que venden el acontecimiento como algo positivo. La conclusión que he sacado es que el mundo, desde la caída del muro en 1989 es bastante peor. Y las razones son varias.

Occidente tenía hasta ese año un contrapeso político importante. La URSS y sus países satélites frenaron las ansias del capitalismo en muchos aspectos. Ese contrapeso sirvió para forzar con una fuerza sindical importante a que la socialdemocracia legislará en una linea social. Que los derechos de los trabajadores se vieran ampliados y la estabilidad económica fuese mayor. Sin embargo a medida que se iba desmorando lo que había al otro lado del muro esas políticas se fueron diluyendo. Las políticas de Bush (padre) o Tatcher era prueba de ello. Con la desintegración del bloque soviético se produjo una desintegración de nuestros derechos. Eso no quiere decir bajo ningún concepto que nuestra vida fuese mejor porque existían un bloque comunista. Pero el miedo al mismo y las ganas de frenar ese avance en occidente hizo que los gobiernos aquí legislaran en otra linea. España quizá no es mejor ejemplo. Nuestro país es un bucle histórico merced a la dictadura franquista que dominó el país durante casi cuatro décadas y que dejó incrustado en sus instituciones un franquismo sociológico que todavía padecemos.

La caída del comunismo no es el triunfo del capitalismo. Ahí se insertarían las teorías de personajes nefastos como Francis Fukuyama, que "adivinaba" el final de la Historia con el triunfo capitalismo. Pero es quizá los desméritos del bloque soviético lo que precipita su caída. Su falta de rigor a la hora de reformarse le hizo un sistema rígido que se desmoronó en poco tiempo. Bajo él creció una capa mafiosa que lo torpedeó. Y luego su estructura con una falta absoluta de libertad que diera cabida a otras corrientes socialistas que pudiera enriquecerle le hizo fracasar.

El capitalismo no ha triunfado. El capitalismo se ha adaptado. Y ese capitalismo neoliberal nos está machacando de forma desproporcionada. Se habla de la falta de libertad en el bloque soviético. Es cierta. Pero ¿tenemos libertad en nuestro países? ¿No se produce también persecuciones contra ideas políticas o apartheid a muchas de ellas? No seamos demagogos ni falsos ni hipocrítas. Por cierto, tres "virtudes" de los capitalistas.

Por ello, hoy mas que nunca es necesario una lucha contra el capitalismo, que esta desbandado y sin control. Por la recuperación de nuestros derechos. La ventaja de los libertarios respecto a los marxistas es que no nos basamos en ningún paradigma que cuando se pierde no haga perder los referentes. Nuestros referentes son las ideas y los hechos, base de de cualquier transformación social.

Toda la demagogia capitalista que ha rodeado el aniversario de la caída del Muro de Berlín tiene que salir a flote. El capitalismo no ha vencido y todavía le tenemos que plantar batalla.

4 comentarios:

canichu dijo...

Ciertamente el Estado de Bienestar posterior a la Segunda Guerra Mundial se inició en EEUU en los 1950' por Eisenhower por miedo a la expansión del comunismo en occidente, cosa que no era una locura ya que los comunistas se colocaron bastante bien en Francia, Italia y otros lugares tras 1945, aunque luego se les relegase de un modo u otro sobre todo tras 1947-1948. Europa siguió los pasos de USA, incluso más allá, en las legislaciones de ese Estado del Bienestar. Tras 1989, y sobre todo tras la desaparición de la URSS en 1991, no es que desaparezca esa política, pero sí es verdad que retrocede mucho y pierde muchas garantías. Es la época, los 1990' del capitalismo salvaje precisamente por eso. De las deslocalizaciones, la globalización económica, el neo-neoimperialismo... Y de los movimientos antiglobalización que perdieron fuelle de modo repentino tras los sucesos de 2001 y que sólo ahora con la crisis de 2008 parecen querer resucitar. Es cierto. Yo también opino igual.

canichu dijo...

Y otra cosa, esto lo comenté en Diversidad Diacrítica pero te lo adjunto:

Estos días se ha hablado mucho sobre la pregunta del periodista que puso en un compromiso de interpretación al ministro de la RDA que leyó el famoso comunicado que dio pie a que la gente fuera expontáneamente al muro para pasar al otro lado. Sin embargo se olvidan de un protagonista más anónimo que ese político. En un documental de 1999 o de 2000, de la BBC, salía entrevistado el primer oficial militar que estando de guardia en la primera puerta que se abrió del muro de Berlín se encontró con la situación de haber visto la entrevista por la tele y ver como unas personas se acercaron a su puesto para que les dejara pasar libremente. El oficial comentaba que en un principio no abrió porque dudaba, a él no le habían dado ninguna orden nueva y diferente por la que se abriera el muro, él tenía las órdenes de no dejar pasar al otro lado. Sin embargo vio que pronto vino una multitud y que no tenía soldados suficientes para detenerlos ni para disparar sin que fueran ellos mismos bapuleados en el acto... y ni siquiera tenía refuerzos ni medios para pedirlos de inmediato. Por ello, confuso con la noticia y harto también de un sistema asfixiante decidió abrir la primera puerta del muro. Así lo contaba. Todo espontáneo y al margen de políticos, que a pesar de aquella entrevista de interpretación errónea para la RDA, se resolvió por la actividad de los individuos, las gentes de a pie de Berlín oriental y los militares de bajo rango y rasos que prefirieron abrir las puertas y pasar que disparar e iniciar un caos de final impredecible. Eso no se debería haber olvidado en este 20 anversario. La acción de los individuos, no de los políticos.

edu dijo...

Ataque de profesor: Hay es del verbo haber, por lo tanto en el 4º parrafo debe decir "Ahí se inscriben.
POr lo demás: cierto. Apenas han existido análisis imparciales de la caída del muro. Obviamente, la historia la hacen los vencedores, no lo olvidemos...

Camila dijo...

Creo que lo relacionado con el muro de berlin historia es importante porque ha marcado una época y su caída ha finalizado con muchos años de enfrentamientos. Creo que los jóvenes deberían conocer a la perfeccion lo ocurrido en esos años